Páginas vistas en total

martes, 20 de noviembre de 2012

Copla de pie quebrado.

¿Dónde está la indiferencia
hacia todo sentimiento
que sentía?
Ahora miente la apariencia,
parece que nunca miento
y mentía.
Cambié de rumbo mi vida,
cuando amanecí un día
a tu lado.
Ahora me siento perdida,
pensé que nunca amaría
y lo hago.

Cuando tú me abrazas sé
que mi cuerpo ya no es mío,
sino tuyo.
Ahora río del que no cree
en esto del amorío
y me excluyo.
A decirte lo que siento
que diga el tiempo,que es sabio
pues no hay prisa,
Mas me quedo sin aliento
por sentir entre mis labios
tu sonrisa.






martes, 13 de noviembre de 2012

Fúndete en mi vacío.


Manos en tus caricias,
Labios en tus besos,
Calor en tu cama,
Dedos entre tu pelo.

Miradas en tus ojos,
Sonrisas en tus tormentos,
Soplidos en tu nuca,
Su pecho contra tu pecho.

Arañazos en la espalda,
Tus piernas en su cadera,
No hay pasión muerta que viva,
Y no hay pasión viva, que muera.

Rota.

¿Que no eres capaz de amar?
Claro que lo eres, idiota,
Que aunque te hagas la fuerte,
Por dentro estás más que rota.

Y evitas cualquier sentimiento,
Que te haga vulnerable,
Eres más dura que ellos,
Y ellos más duros que nadie.

Cuando quieres besos, los robas,
Más no hay nadie que te abrace,
Cuando te sientes más sola
Tu presente se deshace.

Crees que siempre será así,
Que estás hecha para eso,
Para no corresponder,
A los que aguantan tu peso.










domingo, 11 de noviembre de 2012

Me quiero.

Ya habéis leído más sobre mi espejo en anteriores entradas, pero es que lo necesito para darme cuenta de qué soy.
Me fascina.
Me veo a mi. Y muevo un brazo, y pienso: "¿Cómo lo hago?"
Es increíble, estoy viva, hago lo que quiero con mi cuerpo. Doy vueltas, salto, me miro.
Estoy viva y soy dueña de mi cuerpo.
Me miro la tripa, vaya, me sobran un par de kilos, debería adel... PIZZA.
No, no sería capaz de hacer ningún tipo de dieta. Soy demasiado feliz comiendo.
Bueno, mi cara no es perfecta, pero eh, a mi no me disgusta, me he acostumbrado a ella.
Me quiero, me doy cuenta.
¿Por qué no quererme?
Oh, vaya, ahora pensaréis que tengo el ego por las nubes.
Lo cierto es que no.
Pero no está de más quererse de vez en cuando.
Venga, pensadlo, quereros.
Miráos, controlad vuestro cuerpo frente al espejo.
Vuestra mente, vuestras expresiones.

Soy dueña de esa chica del espejo, debería quererla, ¿no? Al fin y al cabo.. pobrecilla, sólo me tiene a mi.